Los gatos quieren a sus dueños

Los gatos quieren a sus dueños

Por qué los gatos son malas mascotas

Los gatos sólo maúllan a los humanos; esta comunicación vocal está reservada especialmente para ti. Este “lenguaje gatuno” no sólo le ayuda a establecer un vínculo con su gato, sino que también le permite tener siempre un compañero con el que charlar.

Los gatos están diseñados para mantenerse limpios, y son expertos en ello. Los gatos sanos y felices se limpian con regularidad -un gato normal puede pasar hasta el 50% de su día acicalándose-, lo que da como resultado un felino muy impoluto.

Después de un largo y estresante día, acurrucarse con su gatito y acariciar su aterciopelado pelaje puede ser lo que más le ayude a relajarse y desconectar. ¿Cómo? Los científicos afirman que hay tres razones que explican esta acción para sentirse bien.

En primer lugar, estás interactuando positivamente con un animal. En segundo lugar, te mueves de forma constante y rítmica mientras tu mano acaricia el pelaje del gatito… hmmm, relajante. En tercer lugar, estás dedicando al menos una parte de tu atención a esta actividad tranquilizadora.

La interacción con los gatos no sólo puede ayudar a sanar nuestro cuerpo, sino que también reduce el riesgo de ataques cardíacos, disminuye nuestra presión arterial y libera dopamina y serotonina, que ayudan a regular el estado de ánimo, reducir el estrés y, en última instancia, mejorar el funcionamiento inmunológico.

Cómo los gatos demuestran su amor

Los gatos pueden mostrarse cariñosos con sus dueños, buscando nuestra compañía y ronroneando con satisfacción cuando se sientan o duermen a nuestro lado. Para muchos propietarios esto significa que su gato les quiere y puede ser cierto.

El amor puede definirse como un sentimiento intenso de afecto y muchos de nosotros lo sentimos por nuestros compañeros animales. Nunca podremos conocer sus verdaderos sentimientos hacia nosotros, pero en la mayoría de los casos podemos estar seguros de que disfrutan con nosotros.

De hecho, los gatos son más propensos a relajarse y a explorar con confianza su entorno cuando sus dueños están presentes, que cuando están solos o en compañía de un extraño. Este comportamiento está acostumbrado en

Las diferencias en el comportamiento de nuestros amigos felinos pueden depender de sus personalidades individuales, ya que algunos gatos son más activos o más curiosos que otros. Las interacciones entre los gatos y sus dueños también pueden verse influidas por el estilo de vida del propietario, con factores como el sexo, la situación familiar y el hecho de que el gato pueda salir al exterior, que influyen en el comportamiento del gato.

Los gatos y los perros demuestran su apego a sus dueños de diferentes maneras.  Los perros se apresuran a saludarnos, mueven la cola con entusiasmo, quizás nos lamen o nos siguen de una habitación a otra. Los gatos pueden actuar de forma similar o no, y tienden a interactuar en sus propios términos y en su propio tiempo. Esta diferencia de comportamiento ha llevado a muchos propietarios no felinos a creer que los gatos son distantes y no demuestran afecto. Como sabemos que tanto los propietarios de gatos como de perros quieren a sus mascotas por igual, esto significa que los propietarios de gatos probablemente valoran el comportamiento independiente de su gato.

Cómo ven los gatos a los humanos

Los gatos son animales de compañía comunes en todos los continentes del mundo habitados permanentemente por humanos, y su población mundial es difícil de determinar, con estimaciones que oscilan entre los 200 y los 600 millones[1][2][3][4][5][6].

En 1998 había unos 76 millones de gatos en Europa, 7 millones en Japón y 3 millones en Australia[7]: 4 Un informe de 2007 afirmaba que unos 37 millones de hogares estadounidenses tenían gatos, con una media de 2,2 gatos por hogar, lo que suponía una población total de unos 82 millones; en cambio, hay unos 72 millones de perros de compañía en ese país[8] Los gatos superaron a los perros como mascotas en Estados Unidos en 1985 por primera vez, en parte porque el desarrollo de la arena para gatos a mediados del siglo XX eliminó el desagradable y potente olor de la orina de los gatos[9].

Aunque la tenencia de gatos se ha asociado habitualmente a las mujeres,[10] una encuesta de Gallup de 2007 indicaba que hombres y mujeres en Estados Unidos tenían la misma probabilidad de tener un gato[11] La proporción de gatos de raza/puro con respecto a los de raza aleatoria varía de un país a otro. Sin embargo, en general, los de raza pura son menos del 10% de la población total[12].

¿Los gatos reconocen a sus dueños?

¿Sienten los gatos el amor? Es una pregunta que se han hecho muchos propietarios de gatos. Y la respuesta es un rotundo sí. Los gatos suelen sentir mucho amor por sus dueños y otros compañeros. Sólo que a veces son un poco más sutiles que los perros. Te has preguntado alguna vez: “¿Qué piensan los gatos de sus dueños?”. La respuesta es que piensan bastante bien de nosotros. Desde parpadeos lentos hasta ronroneos, pasando por amasar y seguirte de una habitación a otra, los gatos demuestran su amor de muchas formas únicas y maravillosas.

Los gatos no sólo ven a sus dueños como máquinas de comida. En realidad nos ven como padres. Un estudio de 2019 reveló que los gatos tienen el mismo apego a sus dueños que los bebés muestran a sus padres. Los gatitos del estudio actuaron angustiados cuando sus cuidadores se fueron y felices y seguros cuando regresaron. Seguían actuando así un año después. Las respuestas eran similares a las de los niños humanos que reaccionan ante sus padres.

Ahora que sabemos que los gatos sienten realmente amor, ¿cómo nos lo demuestran? Los humanos somos expresivos y utilizamos el lenguaje corporal, los gestos con las manos, las expresiones faciales, las palabras y el tono para mostrar nuestros sentimientos. Los gatos tienen su propia forma de comunicarse, muy diferente a la nuestra.

Los gatos quieren a sus dueños
Scroll hacia arriba